Mutualidad General de Previsión Social de Gestores Administrativos
Tel. 91 431 25 02/69. Fax. 91 575 95 08 registro@mutuaga.com

contacto mutuaga

BOLETINES HISTÓRICO

BOLETÍN 4 - JUNIO - JULIO 1999

INDICE

CON LA AYUDA DE TODOS

El pasado 13 de mayo, la Asamblea de Representantes eligió a los miembros que integramos el nuevo Consejo Rector de la Mutualidad, que tengo el honor de presidir.

Honor que lleva consigo la responsabilidad de resolver la situación creada como consecuencia del inevitable paso de un sistema de reparto a un sistema de capitalización que produce, transitoriamente, un desequilibrio que no es financiero sino de valoración de las provisiones matemáticas.

Quiero manifestar, pues, la decidida intención del Consejo Rector de continuar con las medidas necesarias para el exacto cumplimiento del Plan de Viabilidad que, en su momento, fue aprobado por la Dirección General de Seguros, dentro del mandato de nuestro anterior presidente y compañero, Faustino Gutiérrez Valdivielso al que, desde aquí, quiero expresarle mi más sincero agradecimiento.

Consecuencia de la voluntad del Consejo Rector, en estas noticias para el mutualista se incluye el resumen del plan de actuación que ha iniciado su desarrollo el pasado mes de junio.

El plan de actuación se ha confeccionado contemplando la problemática de nuestro entorno, donde no podemos olvidar las disposiciones legales como la Ley del Seguro, la nueva Ley del IRPF y la futura publicación del Reglamento de Entidades de Previsión Social, que condicionan de forma directa a nuestra Mutualidad, así como, por otra parte, no se olvida, la baja pronunciada de los tipos de interés, que afecta directamente a la rentabilidad de nuestras inversiones y a la política de colocación de nuestros activos.

Sin embargo, ese plan de actuación y todo el esfuerzo y trabajo de los órganos de gobierno de la Mutualidad serán baldíos si no van acompañados de la mejor transparencia informativa y de la necesaria ayuda de todos los mutualistas.

A través de este boletín, de nuestra página en Internet y de otros canales de comunicación, nos seguiremos dirigiendo de forma periódica y constante a vosotros, para informaros del estado y evolución de nuestra Mutualidad, con el fin de reafirmar vuestra confianza en ella, no sólo para mantenerla viva, sino para hacerla crecer, atrayendo a otros colectivos.

Rehuyendo el optimismo ingenuo, pero también rechazando el pesimismo catastrofista, quiero expresar mi convicción de que nuestra Mutualidad es viable, con una sola condición: que en el esfuerzo por sacarla adelante, contemos con la ayuda de todos.

José Gámez Greciano
Presidente

PLAN DE ACCIÓN PARA 1999: OBJETIVOS DEL NUEVO CONSEJO RECTOR

En el orden financiero

  1. Compensar el déficit presupuestario entre ingresos y gastos que se produjo en los dos ejercicios anteriores.
  2. Mantenimiento de una política activa en la colocación de las inversiones financieras para mitigar los efectos de la menor rentabilidad de futuros vencimientos.
  3. Seguimiento mensual de cobros y pagos de la Mutualidad para un eficaz control presupuestario.

En el orden de la gestión

  1. Implicación de los Colegios a través de sus Representantes para el mantenimiento o aumento, en su caso, de la afiliación en el Censo de Mutua en cumplimiento del Plan de Viabilidad.
  2. Estrecha colaboración entre la Mutualidad y el Consejo General de, Colegios para eliminar la morosidad, acudiendo a la vía judicial en su caso.

En el orden institucional

  1. Contacto permanente con las autoridades de la Dirección General de Seguros, en aras al entendimiento en el cumplimiento del Plan de Viabilidad.
  2. Fomentar las relaciones con la: Confederación Nacional de Entidades de Previsión Social.
  3. Establecer contactos con las mutualidades de profesionales simiIares a la nuestra con la finalidad de intercambiar experiencias y establecer acciones conjuntas.

En el orden legal

  1. Adaptar nuestra actividad social al pasar a la voluntariedad que se producirá el próximo año 2000.
  2. Ampliar el objeto social y el ámbito de la afiliación de conformidad con las posibilidades que nos brinda la futura promulgación del nuevo Reglamento de las Instituciones de Previsión Social.

LA MUTUALIDAD RESPONDE

Una gran parte de las consultas que los mutualistas realizan a la Mutualidad se refieren a cuestiones de índole personal. De entre éstas, muchas se refieren al cálculo de la pensión que el mutualista recibirá en el momento de su jubilación, que depende de varios factores, como son la fecha de su alta como mutualista, su edad en el momento de jubilarse, los años que ha cotizado y la base reguladora anual en la que ha cotizado durante los diez últimos años.

Para orientar a los mutualistas, a continuación exponemos los pasos a seguir para el cálculo de la pensión

a) El primer paso consiste en conocer la base reguladora anual, que se obtiene mediante el cálculo de la media aritmética de las bases de cotización de los diez últimos años.

A modo de ejemplo, en el cuadro A, vemos cómo se calcula dicha base reguladora anual en el caso de un mutualista que se jubilara el 31 de diciembre del año 2003 y que hubiera cotizado siempre por las bases mínimas (hemos elegido como fecha de jubilación el último día del año y hemos estimado que siempre ha cotizado en el mismo nivel de base para facilitar los cálculos, aunque el procedimiento sería igual para cualquier otro caso; es decir, calcular la base de cotización de los últimos 120 meses).

En el cuadro B, desarrollamos el mismo ejemplo en el caso de que el mutualista hubiera cotizado siempre por la base máxima.

Finalmente, en el cuadro C resumimos una tabla orientativa de bases reguladoras anuales mínimas y máximas desde 1998 a 2012 (siempre estimando que la jubilación se produce a 31 de diciembre de cada año).

CUADRO A
CUADRO B
Años de
cotización
Base de
cotización
Base
anual
1-1-94 a 31-12-94
40.000
480.000
1-1-95 a 31-12-95
40.000
480.000
1-1-96 a 31-12-96
40.000
480.000
1-1-97 a 31-12-97
40.000
480.000
1-1-98 a 31-12-98
40.000
480.000
1-1-99 a 31-12-99
60.000
720.000
1-1-00 a 31-12-00
70.000
840.000
1-1-01 a 31-12-01
80.000
960.000
1-1-02 a 31-12-02
90.000
1.080.000
1-1-03 a 31-12-03
100.000
1.200.000
10 años
 
7.200.000
Años de
cotización
Base de
cotización
Base
anual
1-1-94 a 31-12-94
75.000
900.000
1-1-95 a 31-12-95
75.000
900.000
1-1-96 a 31-12-96
75.000
900.000
1-1-97 a 31-12-97
75.000
900.000
1-1-98 a 31-12-98
75.000
900.000
1-1-99 a 31-12-99
95.000
1.140.000
1-1-00 a 31-12-00
105.000
1.260.000
1-1-01 a 31-12-01
115.000
1.380.000
1-1-02 a 31-12-02
125.000
1.500.000
1-1-03 a 31-12-03
135.000
1.620.000
10 años
 
11.400.000

NOTA: La base reguladora anual es igual a la suma de las bases anuales dividida entre el número de años (10), es decir, 720.000 en el caso del cuadro A y 1.140.000 en el caso del cuadro B.
 
CUADRO C
Años
Base reguladora Mínima
Base reguladora máxima
1998
480.000
900.000
1999
504.000
924.000
2000
540.000
960.000
2001
588.000
1.008.000
2002
648.000
1.068.000
2003
720.000
1.140.000
2004
792.000
1.212.000
2005
864.000
1.284.000
2006
936.000
1.356.000
2007
1.008.000
1.428.000
2008
1.080,000
1.476.000
2009
1.128.000
1.512.000
2010
1.164.000
1.536.000
2011
1.188.000
1.548.000
2012
1.200.000
1.620.000

NOTA: A partir del 31-12-03 se ha supuesto
que no varían las bases estimativas.

b) Una vez conocida la base reguladora anual, se calcula el porcentaje de la pensión anual que corresponde a cada caso en función de los años de cotización y la edad del mutualista, mediante la consulta de las tablas que figuran en el Reglamento de Prestaciones de la Mutualidad aprobado el 8 de mayo de 1998 por la Asamblea de Representantes. La pensión mensual es el resultado de dividir la pensión anual entre 14, que son el número de pagas que recibirá el pensionista.

En el Reglamento de Prestaciones hay tres tablas diferentes para el cálculo del porcentaje de la pensión anual, que corresponden a los siguientes casos:

b.1) Si la fecha de incorporación a la Mutualidad es posterior al 20 de diciembre de 1971, el mutualista puede jubilarse a partir de los 70 años y debe utilizar para el cálculo la escala de porcentajes incluida en el artículo 6.

b.2) Si la fecha de incorporación a la Mutualidad es anterior al 20 de diciembre de 1971 y el mutualista no había cumplido los 65 años el 8 de mayo de 1998, puede jubilarse a partir de los 65 años y debe utilizar para el cálculo la escala de porcentajes incluida en la Disposición Transitoria Primera.

b.3) Si la fecha de incorporación a la Mutualidad es anterior al 20 de diciembre de 1971 y el mutualista había cumplido los 65 años el 8 de mayo de 1998, puede jubilarse a partir de los 65 años y debe utilizar para el cálculo la escala de porcentajes incluida en la Disposición Transitoria Segunda.

EL NOBEL BECKER AUGURA LA QUIEBRA DE LAS PENSIONES PUBLICA

MADRID.- El premio Nobel de Economía de 1992, Gary Becker, auguró ayer la quiebra irremediable de los sistemas públicos de pensiones a medio plazo, debido al incremento sostenido del número de pensionistas, a la vez que va disminuyendo el número de activos y la tasa de natalidad en toda Europa.

Becker, que participó en un encuentro internacional sobre Impacto y Reforma de los Sistemas de Seguridad Social organizado por la Fundación BBV, manifestó que la solución a dicha quiebra es una «transición radical», aunque graduada, de un sistema público de Seguridad Social a un sistema totalmente privado donde las cotizaciones de empresarios y trabajadores sean gestionadas por entidades privadas.

Según el Nobel de Economía, si los estados no optan por esta transición a un sistema privado de protección social, la otra solución para evitar un derrumbe de los sistemas públicos sería aumentar sustancialmente las contribuciones de los trabajadores y empresarios a la Seguridad Social, retrasar obligatoriamente la jubilación y disminuir las prestaciones, informa Europa Press.

Becker rechazó estas opciones al considerar que un incremento de las cotizaciones a la Seguridad Social propiciaría un notable aumento del paro, «que sería fatal para las economías europeas, que ya tienen importantes problemas en este terreno», dijo.

EL MUNDO
Sección Economía
Miércoles 23 de junio de 1999

BBV PIDE UNA REFORAMA DE PENSIONES MÁS AMBICIOSA QUE LA DE 1997

Expertos convocados por la fundación del banco creen que la reforma de 1997 no ha sido suficiente. Proponen retrasar la jubilación y reducir prestaciones, y reconocen que un sistema de capitalización tiene un coste inasumible en Europa.

La reforma de las pensiones sigue siendo fuente inagotable de debate. En España ha adquirido un renovado interés ante la necesaria renegociación del Pacto de Toledo, en un clima político que presagia un difícil consenso. En este contexto, la Fundación BBV volvió a reunir ayer en Madrid a un grupo de expertos entre los que además de los profesores españoles José Manuel González Páramo, Juan Francisco Jimeno y José Antonio Herce, aportaron sus particulares visiones sobre la reforma de los sistemas de seguridad social el premio Nobel de Economía Gary Becker, David Wise, de la Universidad de Harvard, Franco Peracchi, de la Universidad de Roma y Michel Boldrin, de la Universidad Carlos III.

Pero a lo largo de las intervenciones hubo más preguntas que respuestas y muchas advertencias sobre lo ya sabido: el aumento simultáneo de la esperanza de vida y la reducción de la tasa de fertilidad, la reducción de la tasa de participación laboral de las personas mayores de 55 años, la fuerte subida de la cuantía de la pensión media y la utilización masiva de las jubilaciones anticipadas son fenómenos que hacen vez más difícil sostener los sistemas públicos de pensiones.

Mercado laboral

En el caso español, la mayoría coincidió en que la reforma de 1997 (ver apoyo) ha resultado insuficiente y excesivamente generosa para garantizar a medio y largo plazo la viabilidad financiera del sistema público. Además, se sugirió que una forma de aliviar los desequilibrios del sistema de Seguridad Social enlaza con las necesarias reformas estructurales del mercado laboral, como la de disminuir las prestaciones con el fin de incentivar la búsqueda de empleo.

Pero ¿cuáles son las opciones de diseño y cambio del sistema de pensiones? El premio Nobel, Gary Becker, defendió abiertamente la sustitución del sistema de reparto vigente en la mayoría de los países de Europa por uno basado en la capitalización y previsión individual. Se trataría de que el dinero que se destina hoy a cuotas sociales se pusiera en manos de mutuas y fondos de inversión. A cierta edad se permitiría el acceso a estas rentas, sin que necesariamente tuviera que coincidir con la edad de jubilación.

Becker advirtió que si no se emprenden las reformas necesarias no habrá más remedio que aumentar las cotizaciones sociales, lo que tendría un efecto muy pernicioso sobre el empleo. Mientras se produce la transición de un sistema a otro, el Nobel de Economía sugirió medidas como el retraso de la edad de jubilación, la reducción de las prestaciones y el aumento de las penalizaciones para jubilaciones anticipadas, medidas apoyadas también por otros catedráticos, y recientemente por instituciones como la Comisión Europea y la OCDE.

La propuesta de Becker de poner el sistema en manos del mercado no contó, sin embargo, con la aprobación de otros expertos europeos, que se preguntaron cómo financiar el alto coste de transición de un sistema de reparto a otro de capitalización y el posible impacto en los mercados financieros. Los Estados nunca quiebran, pero ¿cómo salvaguardar a las pensiones de los vaivenes clásicos de los mercados financieros?

La generosidad del sistema

Los profesores Sergui Jiménez Martín y Alfonso Sánchez, de la Universidad Carlos III aseguraron que la reforma de 1997 no ha conseguido el objetivo de reducir las cargas financieras de la Seguridad Social, y que no se ha tratado por igual a todos los individuos. La reforma de 1997 planteó tres modificaciones básicas: la del número de años que entran en el cálculo de la base reguladora desde 8 años hasta un máximo de 15 en un futuro próximo; la penalización por historial, entre 15 y 25 años cotizados, y entre 25 y 35 años cotizados; y la penalización por edad para aquellos con más de 40 años cotizados (penalización de un 7% por cada año de avance de la jubilación en vez de la general del 8%). Para estos profesores la reforma está teniendo poco efecto porque el aumento del número de años considerados en la base reguladora disminuye la base para los que han visto crecer sus salarios en términos reales y la sube para los que han visto disminuir sus salarios. De hecho, la medida aumenta la generosidad con los que pierden su trabajo en edades avanzadas. Por otra parte, la reforma de la penalización según la edad aumenta la generosidad con los que tienen carreras contributivas muy largas.

Patricia Colino (Madrid)
CINCO DIAS
Sección Economía
Miércoles 23 de junio de 1999